Casos de prisión para turistas

camboyaEn la cola para pasar el control fronterizo entre Tailandia y Camboya, con el calor apretando, mi mirada perdida se posó sobre un cartel que me llamó la atención. Decía algo así como Bienvenido a Camboya. La posesión o contrabando de droga se castiga con cadena perpetua.

No me lo pensé dos veces: me salí de la cola, me aparté a un lado y abrí mi mochila para revisarla meticulosamente. No sería la primera vez que alguien aprovecha un descuido para meterte un paquetito de marihuana, coca o hachís en la mochila, que puede -si no tienes una buena cantidad de dinero disponible para sobornar a los policías conchabados con los que te lo pusieron- hacerte acabar en una prisión de la que quizás no consigas salir.

Leyendo en la red he encontrado unos casos realmente espeluznantes que te debe hacer estar alerta en cualquier situación extraña en un país extranjero.

1. Curiosidad: una mujer de Islandia fue arrestada en el aeropuerto JFK porque había permanecido más de lo que permitía su visa en una anterior estancia en los Estados Unidos…¡hacía 10 años!. Pasó un día en prisión y fue deportada. Hay faena con estos americanos.

2. Un mochilero inglés pasó 10 horas en una prisión de Singapur por llevar un modelo de avión militar de juguete en su equipaje de mano. La policía pensó que los misiles que llevaba el avioncito podrían ser balas de verdad. Sin comentarios. Fue liberado pero con aviso.

3. En el 2001, un grupo de 14 turistas británicos y holandeses amantes de los aviones fueron arrestados y sentenciados a 3 años de prisión por cometer espionaje al fotografiar aviones militares en una demostración aérea. Después de un largo proceso judicial les perdonaron la sentencia un año más tarde.

4. Proposición indecente: en el 2006 un inglés de 19 años fue arrestado en Túnez por tener sexo con una menor. La chica, que consintió la relación, tenía 14 años pero mintió diciendo que tenía 18. La sentencia fue de 6 años pero sólo cumplió 6 meses y volvió a casa en el 2007.

5. Las penas más duras suelen ser por contrabando o posesión de drogas. En el 2002 una turista inglesa fue arrestada en India y sentenciada a 10 años de cárcel por contrabando de drogas. Ella argumentó que le habían puesto la sustancia en su mochila en un despiste. Acabó cumpliendo 5 años en una cárcel india y fue perdonada. No quiero ni pensar lo que tuvo que pasar esa chica.

Lo mismo ocurrió – en el 2006- a un mochilero en el mismo país y, aunque su familia sigue defendiendo su inocencia en los juzgados, ya se encuentra cumpliendo los primeros años de una condena de 10.

6. En 2008, un viajero que hizo escala en el aeropuerto de Dubai fue castigado con 4 años de cárcel por llevar una cantidad de 0.003 gramos de canabis– una cantidad que no llega a ser un grano de azúcar-entre los cordones de sus zapatos. Increíble.

7. Para acabar, el colmo de los colmos. Un suizo está cumpliendo una condena de 4 años en una cárcelde Dubai al serle encontradas unas semillas de amapola en sus ropas. El hombre confesó que procedían de un bocadillo de pan de semillas que había comido en el aeropuerto de Heathrow antes de la salida hacia los Emiratos Árabes.

Imagino que te habrás quedado de piedra -como yo- con la mayoría de estos casos, pero aquí se demuestra que hay que estar siempre alerta cuando estás en un país del que desconoces leyes, tradiciones y, sobre todo, quién se acercó a tu mochila cuando estabas mirando hacia otro lado o estaba en el maletero del autobús.

Yo tuve una experiencia en la India que dejaré para otro post. ¿Alguien ha sufrido o conoce de primera mano algún caso de esta índole?

Vía, bravenewtraveler

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo