Canadá pide perdón a los indios

El otro día el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, pidió disculpas a los habitantes originarios del país ante el Parlamento en Ottawa por décadas de maltratos. El político dijo que había sido un error arrancar a los hijos de estos habitantes de sus familias y comunidades para quitarles en internados especiales su cultura y tradiciones.

El alojamiento forzado de los niños en institutos también posibilitó los abusos. Harper se refirió a un “triste capítulo” en la historia del país y pidió perdón a las víctimas. “Hoy vemos que la política de asimilación fue errónea, que generó un gran sufrimiento y que no tiene lugar en nuestro país”, afirmó Harper en presencia de representantes de los habitantes originarios.

Agregó que los efectos habían sido absolutamente negativos y que habían causado daños duraderos a la cultura, la herencia y el idioma de los habitantes orginarios. “En el nombre del gobierno canadiense y de todos los canadienses me encuentro delante de ustedes para pedirles disculpas por el papel del estado canadiense en el sistema de internados para indios”, dijo Harper. Indicó que hoy en día se podía comprobar que la separación forzosa de los padres perjudicó la capacidad de muchos de estos niños para asumir más tarde el rol de padres. Con eso se causó daño a las generaciones siguientes.

Entre 1870 y 1970, hijos de los habitantes originarios de Canadá fueron asimilados de forma forzosa en hogares administrados en general por la Iglesia. Muchos fueron maltratados o abusados sexualmente. De los alrededor de 150.00 niños que pasaron por estas escuelas patrocinadas por el Estado, aún viven alrededor de 80.000. En 2006 el gobierno en Ottawa ya había pagado indemnizaciones a las víctimas de estos abusos físicos, psíquicos y sexuales.

En febrero, el gobierno australiano pidió disculpas por abusos similares contra hijos de los aborígenes. A diferencia de Canadá, Australia se niega a pagar indemnizaciones.

Sin comentarios.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
Una respuesta
  1. Anna 21 octubre 2008