Cabalgando por los Pirineos: De vuelta del Desman Trophee

Google +TwitterFacebook


Ya estoy de vuelta del Desman Trophee; una espectacular raid que nos ha llevado por algunos de los lugares más bonitos del Pirineo.

La primera jornada nos alojamos en Bagneres de Luchon y por la mañana realizamos una randonee (una travesía de orientación por montaña) a través de los espléndidos picos de la zona. Estuvimos más de cuatro horas buscando puntos por la montaña, carenando crestas entre la niebla y disfrutando del esfuerzo, de la naturaleza junto con los otros equipos que participaban en la prueba. Por la tarde la organización nos obsequió con un buen relax de cuerpo y piernas en las aguas termales de Luchon. Aunque parecen antiguas y nada tienen que ver con Caldea, fue un tremendo lujo poder descansar nuestras piernas.

Volvimos al coche y cruzamos el puerto de Portillón para llegar a Viella donde nos alojamos en un hotel. Por la mañana nos esperaba un cross por relevos en el puerto de la Bonaigua de 4 kilómetros que verticalmente subía una montaña para volverla a bajar por el mismo lugar. Una auténtica salvajada a más de 2,000 metros de altura. Pero ahí no terminaba la jornada… tras el cross bajamos hasta la Seu d’Urgell para realizar una prueba de kayak por revelos en el canal olímpic y luego una carrera con rafting. Soy un completo negado del kayak y aunque parezca difícil mi kayak se volcó y me las ví canutas para evitar la corriente y llegar a la orilla para vaciarlo y volverme a meter en el fregado.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Durante la carrera en rafting (cronometrada y con salidas escaladas) teníamos un monitor que guiaba la embarcación y los cinco del equipo le dábamos al remo como posesos. Lo mejor era no mirar los rápidos, las piedras ni los saltos por los que nos precipitábamos. Una auténtica locura que te exprime toda la adrenalina posible del cuerpo.

Lee:
Senderismo por la sierra de Albarracín


Por la noche, nos dirigimos a un hotel en Prullans, en la Cerdaña. Última noche en la que incluso nos permitimos unas cervecitas y unos bailes para luego encarar la última jornada en Cap de Rec, donde nos esperaba una carrera en BTT de 20 kilómetros a más de 2,000 metros. Aquí los andorranos demostraron sus pulmones acostumbrados a la altura aunque nosotros no quedamos nada mal.

Nuestro equipo quedó en un meritorio sexto lugar de entre 29 equipos. Pero lo más importante fueron las risas, el compañerismo con los otros equipos y el sufrimiento compartido que, sin duda, te une a tus compañeros de manera inigualable. Uno se queda con bonitos detalles y, por supuesto, con unas agujetas incrébiles. Mañana costará levantarse para ir al trabajo…

Los cámaras de TV3 estuvieron grabando imágenes y entrevistas de manera continuada: en helicóptero, en moto y a pie. Por todos lados encontrábamos sus cámaras y en breve emitirán un reportaje sobre el evento.

Puntúa este artículo
, , , ,
Google + Twitter Facebook