Botellón en el aeropuerto

Google +TwitterFacebook

Buscar un area de fumadores en un aeropuerto hoy en día es algo así como una misión imposible para todo adicto a la nicotina. Van tan escasas en los aeropuertos de este planeta que uno ya no trata ni de buscarlas.

No hace mucho, recuerdo que esperando las maletas en el aeropuerto del Prat, uno se sacaba el cigarro tranquilamente y se lo fumaba con total impunidad. Las señales de prohibido fumar eran simples anuncios de lo que se avecinaba en un futuro no muy lejano. Recuerdo un día que al encenderme un cigarrillo me vino un anciano señor que, con inglés americano me preguntó: “¿Pero aquí se puede fumar?”. “This is Spain! Of course you can!” le respondí apurando una nueva calada de felicidad. El hombre no daba crédito. Pensé que por un momento empezaría a llorar de felicidad y besar el suelo español. No cabía en sí mismo en el momento en que se encendió su primer cigarrillo en lo que parecía ser su tierra prometida.

En el aeropuerto de Girona, han montado una estupenda terraza al lado de las puertas de embarque que da gusto. Se encuentra al lado de las tiendas del duty free y viene fenomenal para hacer las esperas más llevaderas. Uno, ni corto ni perezoso, se agarra una botella de JB y un cartón de tabaco a buen precio, se aprovisiona de vasos de plástico y se acomoda en la terraza para trincarse con los amigos un buen whisky mientras espera el vuelo y fuma todo el arsenal de tabaco que le venga en gana.

Lee:
La Estatua de la Libertad de Barcelona

Se recomienda una alarma para controlar la hora de salida de vuestro vuelo, ¡no vaya a ser que os olvidéis del propósito inicial que os llevó al aeropuerto!

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
, ,
Google + Twitter Facebook