Bodas gays en el Everest a lomos de un elefante

everest
Nepal ha visto el filón económico del mundo gay y el gobierno se ha quitado sus complejos y ha puesto su mentalidad conservadora a un lado para abrir sus puertas a los turistas homosexuales. Y verdaderamente, lo han hecho por todo lo alto. Nepal quiere albergar bodas homosexuales en el lugar más alto del mundo, ni más ni menos que en el campo base del Everest.

El mercado gay internacional goza de de la mejor economía del planeta y los conservadores hindúes no lo desaprovechan. La pobreza acucia y no hay mal que por bien no venga; hace cinco años la policía pegaba palos a los gays y transexuales por las calles de Katmandú y ahora los reciben con los brazos abiertos.

No obstante, la gente de Nepal tiene la mente abierta y el emergente sistema parlamentario está a las puertas de aprobar los derechos gays y contemplan la posibilidad de aprobar las bodas entre individuos del mismo sexo en una nueva constitución. La sociedad ha aceptado el mundo gay y ahora el gobierno ha visto un filón interesante en el turismo para ingresar más riqueza en el país.

El turismo es uno de los principales motores de la economía nepalí. Para incrementar las cifras seguramente han pensado que los gays son un potencial turístico mucho más interesante económicamente que los habituales mochileros que rondan sus montañas. En palabras del mismo portavoz del ministerio de turismo del país nos dice que los gays “tienen mucho dinero – son grandes derrochadores … y si se portan bien y tienen dinero, no discriminaremos”.

everestUna de las ideas que plantean es organizar bodas gays en el campo base del Everest a lomos de un elefante. Imagino que contratarían elefantes de la reserva de Chiwan, volarían hasta Luckla y desde ahí irían en peregrinaje hasta el campo base en un trekking de unos 6 o 7 días por las montañas.

Lee también:  Imagen del día: Saint Patrick's Day en Ushuaia, Tierra de Fuego.

De todas formas, el gobierno no tiene potestad para realizar este tipo de bodas legalmente y servirían como experiencia y un recuerdo inolvidable para la pareja.

El mercado de turismo gay está abierto a la imaginación y busca continuamente expandirse para experimentar aventuras de lo más exóticas y extravagantes posible. Sin duda, para todos aquellos gays y enamorados del trekking es muy probable que los pies del Everest sea el lugar predilecto para celebrar el día más importante de sus vidas.

Aun así, espero que el dinero no se les suba demasiado a la cabeza. Hoy en día, el campo base del Everest en temporada alta parece el paseo de Gracia… será difícil en un futuro no muy lejano encontrarse a solas ante el Everest como tuve la suerte de experimentar hace un poco más de cuatro años.

Vía | MSNBC

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
Una respuesta
  1. Asun y Ricardo 17 marzo 2010