Billete de Vuelta al Mundo


Cuando uno comienza a VIAJAR -así, con mayúsculas, no me refiero a las 2 semanas de vacaciones, sino a viajes largos- corre el “peligro” de que el virus del viajero le afecte de manera irremediable. Al contrario que para las enfermedades más reales como la hepatitis, la fiebre amarilla y demás, para el virus del viajero aún no se ha encontrado cura y, afortunadamente, pienso que nunca se descubrirá, porque lleva con nosotros desde que el hombre es hombre.

No afecta a todo el mundo porque conozco gente que hizo un viaje de 6 meses o un año y ahí quedó la cosa. Siempre queda algo -como con el primer amor- pero por razones varias, el viajar se tiene o se quiere limitar a las vacaciones del trabajo y poco más. Ésto es totalmente respetable y no tiene nada de malo.

En parte he de reconocer, que en mis planes más inmediatos no entraba de nuevo el coger la mochila, dejar todo y embarcarme de nuevo en una aventura por el Mundo. Pero la vida te da sorpresas…(intentad poner un tono musical al tema) sorpresas te da la vidaaaaaa, laralala la laaaaa…

Pues sí amigos, el día 16 de Enero estaré tomando, junto a mi novia, un vuelo que nos lleve de Dublín a Londres y de allí a Pekín. Comenzaremos allí un periplo por Asia, Australia, Nueva Zelanda y Sduamérica, por un mínimo de 6 meses y sin fecha fija para retornar e Europa.

Os iré dando información detallada del viaje conforme vayamos avanzando en preparativos y, por supuesto, escribiré en ruta sobre las experiencias que vayamos viviendo.

Hoy os quiero contar algunas cosas sobre este tipo de billetes de Vuelta al Mundo que podemos encontrar en Dublín y otros países anglosajones pero que no son tan famosos en España y países latinos en general. Yo creo que más por una diferencia cultural que logística.

Al igual que hace unos 7 años-madre mía…¡Cómo pasa el tiempo!- busqué la información en dos agencias del centro de Dublín especializadas en este tipo de billetes: Trailfinders y USIT.

A pesar de tener el mismo tipo de paquete, el precio del USIT era algo más competitivo que el de su competidor, así que nos acabamos decantando por USIT a la hora de la compra.

Hay varios tipos de billete de Vuelta al Mundo.

El que elegimos hace 7 años te permitía viajar por 4 continentes, haciendo un máximo de 4 paradas en cada uno de ellos. Las millas era ilimitadas y las compañías que podías elegir eran todas las agrupadas bajo la bandera de la alianza de One World (Iberia, Qantas, British..y algunas más en aquel momento). El precio -teniendo en cuenta que podías abarcar todo el Mundo con tantas aerolíneas- era una ganga: 2100 euros con tasas incluídas.

Hoy ese mismo billete -pero con algunas aerolíneas menos en el ramo de elección- sale por unos 3.500 euros, precio que se nos iba totalmente del presupuesto.

La opción que finalmente elegimos es una con menor diversidad de elecciones pero que, para el recorrido que teníamos en mente, nos venía perfecto. Este billete te da la posibilidad de realizar 7 paradas con un máximo de millas de vuelo de 29.000. La distancia es realmente considerable y la mayor restricción reside en que sólo entran en la oferta las líneas aéreas Qantas (australiana) y British Airways. Después puedes incluir vuelos con otras líneas como parte de tu billete, pero lo encarecerá un poco. La cosa nos ha salido por 2.238 euros por persona, tasas incluídas.

Tampoco es condición necesaria que tengas que despegar desde el punto en que aterrizaste. Es decir, tú puedes llegar a Pekín desde Londres, y después tomar el siguiente vuelo en Hong Kong hacia Singapur.

Nuestro itinerario en vuelos será: Dublín-Londres-Pekín, después por tierra hasta Hong Kong, desde volaremos a Singapur, desde aquí cogeremos vuelos internos con Air Asia y algunos buses, barcos -lo que sea…- para movernos por todo el Sureste asiático y volar de nuevo desde Singapur a Cairns, en Australia. Después haremos Melbourne-Christchurch y desde Nueva Zelanda saldremos para Santiago de Chile con regreso a Europa desde Brasil.

Aunque el precio ha aumentado respecto al de hace años, creo que pagar algo más de 2.000 euros por esa cantidad de billetes que incluyen trayectos de hasta 14 hora de vuelo, no me parece demasiado caro. El caso es que ya hemos pagado y ahora ya comienza el tema de organizar un poco lo que queremos ver, porque lo demás, como siempre, llegará sobre la marcha.

¡Comienza la cuenta atrás!. En un mes y medio dejo el trabajo en Dublín, y en 2 meses y 10 días estaremos embarcando…¡Rumbo a Pekín!.

15 Comentarios
  1. Ronald 8 noviembre 2010
  2. Yola 8 noviembre 2010
  3. David 8 noviembre 2010
  4. monet 8 noviembre 2010
  5. Yola 9 noviembre 2010
  6. alejandro 14 noviembre 2010
  7. David 16 noviembre 2010
  8. alejandro 17 noviembre 2010
  9. marcis 3 enero 2011
  10. David 3 enero 2011
  11. angel 12 febrero 2011
  12. Paulina 14 noviembre 2011
  13. andrea 11 abril 2012
  14. Carol 4 marzo 2013
  15. David 24 abril 2013