Barrio de Tigre: una escapada en Buenos Aires

El Barrio de Tigre ha sido famoso este año principalmente por una cosa que es sagrada en la República Argentina: el fútbol.

Su modesto equipo -recién ascendido a la máxima categoría del fútbol argentino- disputó el torneo de Clausura a todo un Boca Juniors y San Lorenzo. Yo vi los partidos por la tele porque estaba en Buenos Aires pero los precios de una entrada eran de locura y doy fe de que los tigres lo dieron todo hasta el último minuto, quedando a sólo un gol -perdieron por diferencia de goles- de un título que habría sido épico.

Cuando pasé por Buenos Aires rumbo a Península Valdés tenía 9 horas para pasar en la ciudad en espera del bus y pregunté al taxista qué podía hacer si ya había visto toda la ciudad tras pasar la Navidad allí. Él me contestó: Ché, ¿conosés el Tigre?

Media hora más tarde me encontraba en la Estación de tren cercana a Retiro pagando los 2.75 pesos que costaba el trayecto de ida y vuelta al barrio bonaerense.

Aunque no llega a la espectacularidad que te comentan los porteños -extraño ver a un porteño exagerando un poco- Tigre es un lugar agradable donde puedes ir de picnic huyendo un poco del caos de la urbe porteña.

Nada más salir de la estación de tren encontrarás el río que es escoltado a ambos lados por parcelas de césped y árboles bajo los que protegerse del inclemente sol argentino del asfixiante verano. Hay pequeños barcos que te pueden dar un paseo por el delta e incluso botes que te llevan a Uruguay -vía Carmelo- y que resultan una alternativa más económica y bella -aunque más lenta y menos cómoda- a los grandes botes rápidos de compañías como Colonia Express o Buquebus. La compañía se llama La Cacciola y puedes consultar sus horarios y tarifas en la red.

También vi a gente practicando el piragüismo, montando en bicicleta o simplemente durmiendo una siesta bajo los árboles o tomando mate y conversando con los amigos.

Yo me uní a la parte menos activa y me comí unos sandwiches antes de dejarme llevar por los encantos de Morfeo.

Sin duda una escapada que vale la pena si ya lo viste todo en Buenos Aires.

5 Comentarios
  1. Flavia 23 marzo 2009
  2. David 23 marzo 2009
  3. Alicia 28 noviembre 2010
  4. Mariano 26 junio 2012
  5. David 26 junio 2012