Amsterdam: sexo, drogas y rock ‘n’ roll

coffee shop amsterdamDesde que uno asoma su nariz y su espalda mochileras por las puertas de salida de la Centraal Station de Amsterdam en Stationsplein, sabe que en esa ciudad se encontrará con experiencias que le van a hacer dudar de si se halla en un país europeo o en un territorio de un universo “más allá” de la lógica y lo establecido.

Además de la casa de Anna Frank, el Rijksmuseum, el paseo por cualquiera de sus 165 canales o la visita al Museo Van Gogh (con unos 200 cuadros y 550 borradores del “loco del pelo rojo”), dos son las actividades que también se encuentran en la mente de la mayoría de sus 3,5 millones de visitantes anuales.

Una tiene que ver con mecheros o cerillas, cigarrillos con compartido contenido de tabaco y de otra sustancia (hasta 5 gramos), rock and roll como telón de fondo musical, nubes de humo eufóricas y la pérdida de la noción del tiempo y del olvido de las preocupaciones: los Coffee Shops y el consumo legal de cannabis.

La otra está relacionada con escaparates en los que se exhibe una mercancía, voluptuosa en unos casos, no muy atrayente en otros, bajo unas luces generalmente rojas y con un cuarto al fondo, separado por cortinas, en los que se puede inspeccionar la citada mercancía y algo más que eso, por un precio: el Barrio Rojo y la prostitución legal que paga impuestos.

En esta coyuntura de pensamiento, tolerancia, y actitudes, ¿a quien le resulta extraño que sea precisamente en esta ciudad donde se legalice realizar el acto sexual en un parque público?

Lee también:  Modernidad en el Citizen M de Amsterdam

Así será desde Septiembre, y nada menos que en el céntrico parque Vondel, abierto las 24 horas y visitado por millones de turistas al año pues se encuentra en una zona de paso que une el centro de la ciudad con el oeste de la misma, el Museo Van Gogh y el Rijksmuseum.

La idea es que la policía no se dedique a perseguir a los usuarios “sexuales” del parque, en su mayoría homosexuales, sino que dedique su tiempo a vigilar y penalizar otras actitudes menos placenteras como, por ejemplo, los dueños que dejan sueltas a sus mascotas, que acaban molestando a ciclistas y niños.

putasAmsterdamEl concejal del Partido Verde Paul van Grieken, presentó esta resolución y también los matices que acompañan a cualquier normativa municipal. Sólo estará permitido cuando caiga la noche, no podrá realizarse fuera de un perímetro determinado (la céntrica rosaleda), no deben quedar “basuras” después del acto, no han de ser demasiado ruidosos ni ser vistos.

Ahora el poderoso lobby gay y otros grupos involucrados (desde la Federación Ciclista a los dueños de restaurantes y puestos callejeros) analizan la letra pequeña aunque la sensación es de “cautelosa satisfacción”.

Y los que viven con sus padres o comparten habitación, los que dependen de portales y callejones oscuros, los que no tienen coche propio o no pueden recurrir al de un amigo, cuando la necesidad (o la fortuna) hacen su aparición…estarán deseando que llegue el buen tiempo para visitar el Parque Vondel al caer la noche.

Via, Periodista Digital

Fotos, © Pictures of Amsterdam courtesy of Amsterdam.info

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
2 Comentarios
  1. Alicia 5 abril 2008
  2. avistu 6 abril 2008