Trekking por el valle de Aosta: De Bionaz al refugio de Barmasse (4ª etapa)

Alta Vía 1
Jornada 4: De Bionaz al refugio de Barmasse (Valle de Aosta)

valle-cascada-alpesPor la mañana todavía no tenía claro donde ir. La Alta Vía que seguía parecía cerrarme el paso debido a la cuantiosa nieve que se cernía sobre el collado de Vessona a 2,783 metros. No tenía ganas de volver a pasar el mal rato de cruzar un collado como el de Malatrá sin grampones, pero a su vez, tampoco me daba por vencido e irme sin poder contemplar el oratorio de Cuney. Se trata de la iglesia cristiana en el lugar más alto de toda a Europa a 2,652 metros y yo lo quería ver. Me imaginaba una especie de stupa tibetana con banderas budistas y unos cuantos monjes meditando el sentido del universo, eso sí, a la cristiana; es decir, una iglesia romántica perdida a la mano de Dios…

Tras charlar de nuevo con Dirk, el amo del hostal en Bionaz, opté por subirme a tres autobuses que me dejaron a Valtournenche. Población a un par de horas del refugio de Barmasse. De esta manera, dormiría allí un par de noches y el primer día podría realizar sin mochila los aproximadamente 15 kilómetros y los dos collados que separan Barmasse de Cuney y volver.

Partí del hostal con un grupo de franceses de una media de edad de setenta años (los únicos montañeros que he visto por estos valles a excepción de la zona de Courmayeur) y nos dirigimos a Aosta con el autobús.

Por los valles de Aosta la frecuencia de autobuses es aceptable y los precios no superan los 3 o 4 euros. En Aosta me aprovisioné de comida y subí a un segundo autobús que me dejó en Chatillon. Ahí volvimos a cambiar de autobús hasta llegar a la población de Valtournenche.

Lee también:  Bicicleta de montaña en County Down, Irlanda del Norte

En este punto, me despedí de los franceses. Ellos seguían la vía alta en dirección a Grassoney. Así que también me despedí en parte de la Vía Alta 1 que había seguido desde el inicio en Courmayeur hacía cuatro días. Ahora la tomaría en dirección al revés encaminándome al oratorio de Cuney y después enlazaría con la Alta Vía 3 para llegar a los pies del Matterhorn (o Cervino) en un refugio a 2,802 metros.

La ascensión hasta el refugio de Barmasse se hizo facilmente. Apenas un par de horas hasta llegar al pantano de Cignana donde un horroroso dique rompe con la belleza de este circo de montañas donde el refugio se cobija.

Al llegar al refugio no me esperaba encontrar a un par de ancianas regentándolo. Tampoco me esperaba entrar en el refugio y ver que se trataba de una casita con su cocina, baño y habitaciones. El precio, tras andar unos cuantos días por el valle de Aosta, ya no me sorprendió tanto: 42 euros media pensión o 18 para dormir. Finalmente, lo dejé por 34 sin desayuno para dos noches.

Solamente había un padre con su hijo que pasaban unos días de pesca en el lago y las dos señoras que cuidaban del refugio-casita.

Barmasse es un lugar extraño. El despropósito de crear un dique, al estilo de Cavallers en Aigüestortes, no consigue romper del todo con la belleza del circo de montañas que encierra el lago de Cignana. Alrededor del refugio todavía se ven algunas casas en ruinas donde vivían los antiguos constructores de la presa y al oo lado del lago se levanta una pequeña iglesia cerrando una hermosa postal si uno no mira el enorme dique a sus espaldas.

Lee también:  Visita al parque natural de Verdon




Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, , , ,