Viaje a Karlstad y Värmland: alojamiento y restaurantes

En la tienda Sami del camping de Klaralvens cenamos carne de alce cocinada al fuego

El cambio actual es 1 EUR = 8.57 SEK (Corona Sueca).

Alojamiento

Durante nuestro maravilloso viaje de cinco días por la región de Värmland y su capital, Karlstad, nos alojamos en un par de hoteles distintos en la ciudad, cabañas en un camping y en un hotel orientado a la práctica del deporte y el disfrute de la naturaleza en Långbergets.

Alojamiento en Karlstad

Scandic Winn y Scandic Karlstad City

Estos dos hoteles de la cadena Scandic es de lo mejorcito que se puede encontrar en Karlstad.

Pasamos una noche en cada uno.

A nuestra llegada a la capital, tuvimos una calurosa bienvenida en el Scandic Karlstad City. Instalaciones modernas, internet wi-fi en todo el hotel (para nosotros era gratuito pero no sé si es lo normal) y un buen desayuno. El personal era encantador.

Mi habitación en el Scandic Karlstad City

Y la del Scandic Winn

Es algo más caro que su hermano, el Winn, y los precios de la noche en habitación doble comienzan a partir de las 840 SEK.

Su localización es tan buena como el Winn. Ambos se encuentran a menos de 200 metros de la plaza principal de Karlstad, donde se encuentra la zona de ocio -restaurantes y pubs- y muy cerca, también, de la zona comercial. Un lugar ideal para realizar fácilmente la visita al centro de Karlstad.

El Scandic Winn está más identificado con el turismo de negocios y los precios de la doble comienzan en 740 SEK.

Allí llegamos después de un largo viaje desde Långbergets. Nos dieron una bonita suite a cada uno en la que descansé como un campeón. El desayuno fue espectacular.

Lee también:  Alojamiento en Rotterdam

En la ciudad de Karlstad hay otras opciones que quizá pueden satisfacer mejor a los amantes de la mochila.

Hay un hostal de la cadena Hostelling International pero el ahorro no es demasiado considerable. Buscando en su web, sólo permite hacer reservas en habitaciones individuales (380 SEK/noche) o dobles (560 SEK/noche).

Klarälvens Camping

El gran Javi asomado a la terraza de nuestra cabaña

Fue en este camping familiar donde pasamos la segunda noche del viaje tras un largo y emocionante día montando en bicicleta y construyendo una balsa de madera con nuestras propias manos.

Tanto si os alojáis en una de las cabañas como si lo hacéis con vuestra propia tienda de campaña o caravana en la zona de acampada, no podéis marcharos de Klarälvens sin probar alguna de las actividades en la naturaleza que os proponen.

Tienen 20 cabañas equipadas con cocina, nevera y baño pequeño. Además tienen una pequeña sala de estar que nos sirvió como punto de reunión para una, bien ganada, cervecita nocturna.

Un lugar donde se respira una gran tranquilidad, con el río a menos de 100 metros y en contacto con la naturaleza.

Los precios (excepto los meses de verano) son de 150 SEK para la parcela de la tienda de campaña y 190 SEK para la de la caravana (incluye electricidad).

Este es el paisaje del camping. A 40 metros del río.

Las cabañas tienen precios diferentes en función de su número de camas, localización y tamaño. Los precios oscilan entre 320 SEK y 800 SEK por noche y cabaña.

Podéis ver toda la tabla completa en la página oficial de Vildmark i Värmland.

Lee también:  Donde comer en Kovalam

Långberget Sporthotell

Las habitaciones del Sporthotell son funcionales y acogedoras.

En este hotel pasamos nuestra última noche antes de regresar a la civilización. Es otro establecimiento dedicado en cuerpo y alma al disfrute de la naturaleza.

Su emplazamiento es envidiable, en lo alto de una colina que domina un valle donde los verdes bosques medran a sus anchas.

Está orientado a la temporada de esquí en el invierno -es una zona famosa para el esquí de fondo- y los paseos por el bosque, canoas y safari de alces -y otros animales- en verano.

Al ser principios de Junio, no había comenzado aún la temporada y sus dueños -es un hotel familiar- abrieron una parte del hotel sólo para hospedarnos. Además nos llevaron de safari para ver alces y nos guiaron por los bosques de la zona en un paseo mañanero.

Desde lo alto de la colina el hotel domina un valle de bosques verdes

El Långberget Sporthotell ofrece distintos tipos de alojamiento: las convencionales habitaciones de hotel (sin lujos), cabañas al pie de la colina o un hostal.

En la web del Långberget Sporthotell podéis comprobar los precios para cada uno de las alternativas.

Restaurantes

El Bla es de una calidad excepcional. Todo riquísimo y perfectamente presentado.

La verdad es que, al pasar la mayor parte de los días haciendo actividades al aire libre, pisamos pocos restaurantes convencionales.

Fuimos felices comiendo albóndigas de lata calentadas en un camping gas sobre la superficie de nuestra balsa de madera; o saboreando el magnífico pescado que nos prepararon nuestros amigos de Crow Adventure el día de las bicicletas de montaña.

Lee también:  Donde comer en Damasco: Al Hawali

También abrimos vinos y cervezas para acompañar la sabrosa carne de alce cocinada por nuestras anfitrionas en las tiendas Samis del camping de Kläralvens y el Långberget Sporthotell.

Sin embargo, la primera y última noche cenamos en Karlstad.

Los redondos de cordero con remolacha y foie en el Bla

Nuestra cena de bienvenida fue en el céntrico restaurante Blå, donde su dueño nos atendió de lujo y tomamos un menú degustación espectacular. Lo que nunca llegué a pensar es que aquellas pequeñas raciones de ostra francesa, tartar de atún, cordero con patata y mousse de cabra, langostino o un sorbete de maracuyá, pudieran hacerme sentir lleno a reventar.

Nuestra cena de despedida en el Scandic Winn

La última noche cenamos en el restaurante del hotel Scandic Winn. La carta ha sido diseñada por el famoso y mediático cocinero británico Jamie Oliver. Sus camareros eran unos cachondos y, no sólo disfrutamos de los alimentos, sino también de unas buenas risas.

Espero haberos ayudado algo en la planificación de estos dos puntales de cualquier viaje.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, ,
Una respuesta
  1. Javier blanquer 25 octubre 2012