Alojamiento en Cartagena de Indias

Google +TwitterFacebook


El tema del alojamiento en Cartagena de Indias depende, como casi siempre, del plan en que vayáis.

Para aquellos que estén disfrutando de unas vacaciones cortas en las que quieren disfrutar de mayores comodidades la mejor zona para alojarse es dentro del centro histórico o la zona de playa que se extiende más allá de Getsemaní. Son zonas más seguras por la noche y es donde se encuentran todos los hoteles de mayor calidad.

En la zona de playa encontrarás ofertas de hoteles del tipo de Todo Incluido tan famosas en lugares como Cuba, Cancún y la República Dominicana.

El día que pasamos en la playa nos abordó un hombre que ofrecía alojamiento en apartamentos en edificios que se encontraban en primera línea. El precio es más asequible que los hoteles si sois un grupo de gente. Incluso si vais en pareja podéis negociar el precio del alquiler -por días o semanas- y conseguir una tarifa mejor que la de los hoteles.

Pero si vais en plan mochilero, tenéis que alojaros en Getsemaní. El barrio está lleno de vida durante todo el día -menos los Domingos, como en tantos otros países- y tiene todo lo que puedes necesitar: restaurantes, cafeterías, mercadillo, salas de internet, licorerías, heladerías y un largo etcétera de pequeños comercios variados. Además éste es el barrio donde se encuentra la zona de marcha.

El tipo de alojamiento es el de hostal. Casi todos se mueven por el mismo rango de precios -entre 10.000 y 18.000 para dormitorios compartidos y 15.000 y 25.000 para habitaciones dobles con baño privado y un ventilador (cosa que siempre hará falta por el calor reinante). Nosotros nos dejamos llevar a uno -no recuerdo el nombre pero estaba muy cerca del parque- por un local que nos empezó a dar la murga nada más bajar del bus pero nos cayó bastante bien. La verdad es que no tuvimos queja. Os aconsejo que visitéis algunos y después elijáis el que mejor os haya parecido, sobre todo por la gente que lo lleva.

Lee:
Cartagena de Indias, la perla de Colombia

En este sentido -sobre todo para las viajeras solitarias- hay que tener mucho cuidado. Unos de mis compañeros de viaje -tomamos distintas rutas después de unos meses- se alojó en un hostal de Getsemaní y parece ser que uno de los recepcionistas salió de marcha con un grupo de guiris. El chaval invitó a unas chicas neozelandesas a unas rayitas de coca y después quiso tener algo con ellas. Las chicas no quisieron y el recepcionista acabó entrando en el dormitorio de mi amigo -donde estaban también las chicas- e intentó propasarse con ellas. Se montó un gran revuelo cuando el resto de inquilinos empezó a llegar a la habitación aunque parece ser que el tío estaba fuera de sí y la gente temía que pudiera llevar un arma o algo. Al final llegó el dueño -tío del recepcionista- y calmó los ánimos. Nadie llamó a la policía y al día siguiente el hostal quedó vacío. Y estamos hablando de uno recomendado en la Lonely Planet. Ahí queda eso.

Pero lo dicho, hay mucha oferta donde elegir: mirad, hablad con los dueños y escuchad los consejos de otros viajeros. Simplemente lo que hay que hacer en cualquier otro sitio.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook
8 Comentarios
  1. David J. 1 mayo 2010
  2. lorena cruz 21 abril 2011
  3. Mirna 22 diciembre 2011
  4. David 22 diciembre 2011
  5. liliana 4 enero 2012
  6. David 4 enero 2012
  7. macarena 29 marzo 2013
  8. Paola 1 abril 2013