Guía para disfrutar de la isla de Tabarca en Alicante

Google +TwitterFacebook

tabarca

Siempre que alguien me pregunta por mi ciudad natal, Alicante, le contesto que tampoco es que tenga muchos monumentos para ver, pero se vive muy bien. El clima es excepcional, se come bastante bien y tenemos kilómetros de bonita costa y montaña en la provincia. Para mí es más que suficiente y soy feliz cuando vuelvo de un viaje y me encuentro con mi tierra y mi gente.

Uno de los atractivos naturales que actúa de reclamo importante, tanto para visitantes como para autóctonos, es la isla de Tabarca, la única habitada en la Comunidad Valenciana.

Es una de las mejores excursiones de fin de semana que podéis hacer en la provincia alicantina. Aquí os dejo una pequeña guía para que la disfrutéis al máximo.

Cómo llegar a la isla de Tabarca

La iglesia

La iglesia

Tabarca se encuentra a escasas millas de la costa alicantina. Para llegar a ella, salvo que dispongáis de un barco propio, lo mejor es tomar cualquiera de los que salen de los dos puertos más cercanos a la isla: Alicante y Santa Pola.

Desde Alicante salen grandes barcos que en verano van y vienen atestados de gente. El trayecto suele llevar unos 45 minutos y el precio por cada tramo es de 18 euros por persona. Hay varios turnos establecidos de salida por la mañana y regreso a la tarde.

Desde el puerto de Santa Pola encontraréis opciones más baratas y varias pequeñas lanchas os llevarán por 10 euros a casi cualquier hora del día. El precio para los residentes de la isla es la mitad y es así como viajé yo, hace un par de semanas, porque fuimos a pasar un par de días en casa de una amiga que tiene una casa allí.

Dónde comer en Tabarca

restaurante-rosas-alicante

Teniendo en cuenta que mucha gente viaja a la isla tan sólo para degustar los exquisitos arroces y pescados que aquí se hacen, el tema de elegir el restaurante donde comer no es ninguna banalidad.

Lee:
Record del mundo en descenso de kayak: la cascada de Palouse

Eso sí, también depende mucho de vuestro presupuesto. Los precios en general, como en tantas otras islas turísticas, son relativamente altos y si te sales del típico menú de un plato de un tipo de arroz, una entrada (alguna fritura), una bebida y postre, que puede costar unos 12 euros, prepárate para pagar más de 20 euros por cabeza.

Las especialidades de la isla son el caldero de arroz, que se suele hacer con un pescado llamado gallina, y el sabroso arroz con bogavante. Ambos están exquisitos pero tampoco se quedan mancos los otros muchos arroces que podéis degustar, como el negro, el a banda o el del senyoret.

Entre los restaurantes donde podréis tomar un buen menú económico mientras contempláis las cristalinas aguas de la reserva marina de Tabarca, cabe resaltar La Almadraba y La Caleta.

Con un presupuesto algo más elevado os recomendaría probar los arroces del Don Jerónimo o Los Pescadores.

Dónde dormir en Tabarca

tabarca-alicante

La gran mayoría de los turistas sólo llega a conocer la isla de Tabarca durante el día. Eso, en verano, significa que habrás compartido pequeñas playas con hordas de gente mientras te derretías de calor. Aunque es cierto que las aguas y el buceo, la isla en sí, y la comida harán que esas penurias merezcan la pena, no lo es menos que Tabarca se disfruta mucho más cuando ha partido el último barco de transporte hacia la costa.

Es entonces cuando queda la Tabarca paradisíaca. Y es, prácticamente, sólo tuya.

Para poder experimentar esta magnífica sensación deberás alojarte en uno de los escasos establecimientos que tiene la isla. El más chic (y más caro) es el Hotel Boutique Isla de Tabarca, siendo el hostal Masín, la alternativa económica.

Lee:
Visita a la estación 2.0 de Vallnord en Andorra

Qué hacer en Tabarca

Parece increíble lo que puede dar de sí una isla que tiene una anchura máxima que no llega a los 500 metros.

Atardecer en Tabarca

Atardecer en Tabarca

El principal atractivo de Tabarca es la reserva marina que la rodea. Fue la primera de España (1986) y provoca el deleite de aquellos que vienen con ganas de bucear un rato y ver una flora y fauna que se ha podido desarrollar sin problemas a pesar de la ingente cantidad de turistas que llegan a sus aguas cada año.

Por lo tanto, es imprescindible que traigas unos escarpines, gafas de bucear, tubo y aletas. Si no, siempre puedes comprarlas en una de las pequeñas tiendas del pueblecito de Tabarca.

Hay algunas pequeñas cuevas que también pueden ser exploradas nadando o en kayak. Existe un servicio de alquiler de estos últimos en la playa principal de la isla.

Cuando cae la tarde es el momento ideal para darte una vuelta a pie por la isla.

El pueblo de Tabarca es minúsculo pero bonito. Sus pequeñas casas se alinean en unas cuantas calles estrechas que se unen en una amplia plaza. La iglesia de San Pedro y San Pablo, fundada en el siglo XVIII, es el edificio más emblemático y tiene vistas sobre una de las murallas que separa parte del núcleo urbano de la accidentada costa.

Paseando entre arbustos y tierra hacia el extremo norte de la isla, nos encontraremos con el viejo faro, inaugurado a mediados del siglo XIX y el pequeño cementerio.

La última parada del día la debes realizar en la parte sur de la isla. Llévate un vaso de vino y siéntate sobre las rocas mientras esperas a que el Sol se hunda en el horizonte, tiñendo todo de naranja primero y violeta después. Es el momento mágico de Tabarca.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Guía para disfrutar de la isla de Tabarca en Alicante
4 (80%) 4 votos
, , ,
Google + Twitter Facebook
3 Comentarios
  1. Victor de Mochileros 2.0 11 junio 2015
  2. cristina garcia garcia 11 junio 2015
  3. Rocío 15 mayo 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *