Al límite de las Cataratas Victoria

Vagabundeando por Vagabondish – valga la redundancia – he visto este artículo que muestra vídeo y fotos de viajeros asomándose al límite del Estanque del Diablo, un pequeño estanque donde el agua se dirige con poca fuerza hacia la abrupta caída que forman las Cataratas Victoria, en la frontera entre Zambia y Zimbawe.

Según comenta el artículo, la roca que sirve de último trampolín para el agua proveniente del río Zambeze es relativamente segura y ofrece la posibilidad de tomar unas fotos increíbles. Debe ser una de esas cosas que te sube la adrenalina sin control y que cualquier aventurero debe tener en su lista de “cosas que hacer antes de morir”. Yo ya la he anotado porque no sabía que estaba permitido. Cuando estuve en las de Iguazú, recuerdo que miraba desde la pasarela del lado argentino que te llevaba a la Garganta del Diablo y veía el río Paraná avanzando manso hacia su vertical caída. La profundidad era escasa, y pensaba: “podría estar de pie ahí abajo e incluso ponerme en esa roca justo encima de la caída. Creo que no me caería y la sensación sería indescriptible”.

En las Victoria esa zona anterior a la catarata está habilitada para el baño. Eso sí, ¡cuidado con cualquier resbalón cuando estés cerca del borde! Aquí teneís el vídeo para que os entre la sana envidia…

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo