Aarhus: Viaje a la segunda ciudad danesa


Los vikingos se instalaron en Aarhus a mitad del siglo VIII y con mis amigos hicimos lo mismo hace un par de semanas.

Aarhus tiene conexiones de Ryanair desde Girona así como otras ciudades europeas y si te salen buenos precios tienes una buena excusa para pasar un buen fin de semana y, si dispones de tiempo, de más días viajando por Dinamarca.

Aun siendo la segunda ciudad más grande de Dinamarca tras Copenhague, Aarhus no deja de ser un pueblo grande, moderna y además con un estilo de Bicing muy útil para explorar la ciudad. El sistema está abierto a todo el mundo y por una moneda de 20 coronas (3 euros) puedes circular por la ciudad a tu antojo con tu nueva bicicleta.

Una de las cosas que más me sorprendió de Dinamarca es que se puede pagar casi todo con tarjeta. Incluido un simple paquete de tabaco en el 7-Eleven. Eso permite a uno olvidarse de sacar mucho dinero del cajero o ir buscando cambios en bancos continuamente.

Como cualquier ciudad nórdica, Aarhus es cara. Una posibilidad a buen precio a nivel de hostal se trata del City Sleep-In y por uno 17 euros por cabeza tuvimos un dormitorio más que decente.

El pequeño centro de Aarhus es encantador. La ciudad se visita en unas pocas horas paseando por el nuevo canal donde se perfilan las bares y restaurantes más modernos de la ciudad y a partir de él, emergen varias calles principales con abundantes tiendas con mucho ambiente.

El carácter de los daneses es respetuoso con los extranjeros y el nivel de inglés, como en todos los países nórdicos, insuperable.

Se transforman eso sí, durante la noche. El escenario nocturno en Aarhus es realmente sorprendente. Se nota que alberga una de las mayores universidades del país y salir de marcha por Aarhus es una auténtica experiencia. Ya de por sí se merece entrar en la página de Ryanair y sacarse un billete barato con los amigos para un fin de semana. Pensaba que los daneses, aunque de sangre vikinga, controlaban más sus instintos en cuanto a la bebida pero todo lo contrario. A las cinco de la mañana cuando cerraban las discotecas el ambiente por las calles parecía más una loca noche anglosajona que un bello y aburrido escenario nórdico.

La disco Train en la calle Toldbodgade es quizás el centro neurálgico de la movida en Aarhus y ahí basamos nuestro centro de operaciones casi todo el fin de semana. El Fabriken también es otro lugar recomendado.

También desde Aarhus podéis subir a un tren que os dejará en Copenhague en tres horas. Salen casi a cada hora.

Para llegar del aeropuerto existe un autobús que en unos 45 minutos os dejará en el centro de la ciudad. El billete sale por algo más de 11 euros.


Ver mapa más grande

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo