8 destinos románticos donde declararte a tu pareja

hotel-vela-barcelona

Disfrutando de las vistas desde el Hotel Vela en Barcelona

Pues la semana que viene llega San Valentín y si te asomas ese día a la ventana verás que la gente se empieza a poner cariñosa y, sobre todo, expectante por ver qué le va a regalar este año su pareja.

Yo, personalmente, sigo pensando que ésto -claramente- ha sido un invento de los grandes almacenes de todo el mundo. Una teoría conspiratoria sólo superada por la del asesinato de JFK y los iluminados que consiguieron que cosas tan estúpidas como el Tamagotchi o las pulseras Power Balance llegaran a ser líder de ventas en los mercados de todo el mundo.

Y eso no quiere decir que no sea un romántico. Nada tiene que ver la imposición con la espontaneidad.

Pero en el mundo de los viajes, también se explota mucho el gancho de Cupido y sus flechas.

Hoy nos proponemos elaborar una lista -sí, el tema de las listas siempre está de moda- de los 8 lugares del mundo donde te pondrías de rodillas -o no-, sacarías el anillo y, con voz temblorosa -o no- preguntarías a tu pareja: “¿te quieres casar conmigo?“. Un listado de lugares bonitos y románticos de nuestro planeta donde sería ideal declararte a tu pareja ante un escenario idílico que solo puede dar una posible y afirmativa respuesta.

Así que ahí va mi lista particular de los lugares más románticos del planeta donde declararte a tu pareja:

El lago de Canaima en Venezuela

El Salto del Hacha sobre el lago de Canaima

Llegar en avioneta a Canaima, pasear por la pequeña aldea y de pronto encontrarte con un gran lago rodeado de la espesura del Amazonas y el rugido de las múltiples cascadas que lo nutren. Eso es Canaima.

Lee también:  Averigua tu coeficiente viajero

Recuerdo una noche muy especial bajo un cielo despejado donde la vía láctea aparecía sin lencería, desnuda al completo mostrando su mejor tatuaje estelar.

Los acantilados de Bonifacio en Córcega

Los acantilados de Bonifacio al atardecer

Probablemente llegarás a Bonifacio tras una buena jornada de kilómetros disfrutando de las curvas de las carreteras de Córcega o en barco cruzando el pequeño tramo que separa la isla de sus vecinos italianos en Cerdeña. Verás los acantilados de Bonifacio emerger del agua y la población apostada sobre las rocas.

Las vistas al atardecer desde Bonifacio te harán decir palabras que escondías o ¿quizás te van a soltar la lengua y decir cosas que no deberías?

Las islas Gili en Indonesia

Atardecer en Gili Trawangan

Tres minúsculas islas cercanas a la turística Bali. Durante el 2011 seguía siendo una de esas gemas turísticas que ningún magnate del sector se había dispuesto a explotar y destruir. Si todavía no es el caso, podrás visitar las islas de Trawangan, Meno y Air, darte un paseo de una horita para dar la vuelta entera a cualquiera de las tres perlas sobre el mar de Bali, darte un chapuzón sobre sus aguas templadas y soltar lo que tienes que soltar.

Venecia y sus canales

Venecia y el Campanile

Pues tienes razón, Venecia es un clásico que siempre cae en las habituales listas de destinos románticos pero, ¿quien se opone a la idea de que Venecia engloba el romanticismo? ¿Por el mal olor que algunos claman? En mis dos visitas a la ciudad de los canales nunca me pareció tan exagerado.

Siempre y cuando evites las sabladas de los gondoleros mantendrás el buen humor y en cualquier callejón, en cualquier arco junto a los canales o gritando a pelo en medio de San Marco, una de las plazas más bonitas del mundo, podrás declarar tus sentimientos a tu ser amado.

Lee también:  Viajando por el mundo de la mala suerte: curiosas supersticiones en otros países

Lisboa y sus miradores

Mirador de Santa Luzia en Lisboa

A ritmo de fado, con el dulce de Belém en la boca, con los versos de Pessoa perfilando los colores ocres de las paredes. Lisboa va a despertar en ti tu lado más sentimental, en cada uno de los múltiples miradores que esta ciudad de ascensores, elevadores, tranvías y otros mecanismos para subir y bajar cuestas continuamente.

Las siete colinas de Lisboa te ofrecerán siete nuevas formas de contemplar la ciudad y al siete es el número mágico al que vas a apostar.

Cuenca y sus casas colgantes

Cuenca y sus casas colgantes

Cuando llegué por primera a Cuenca era bien entrada la noche y montado al coche me pasé el desvió hacia el casco antiguo. Pasamos por debajo del famoso puente que une el Parador con la parte vieja de la ciudad. Miramos hacia arriba y por primera vez vimos la vertical mole que sujeta las famosas casas colgantes de Cuenca. Estaba tremendamente bien iluminado, las estrellas en una noche nítida ayudaban a ello y desde entonces Cuenca cobraría un valor sentimental en mis listas particulares como esta.

La vi de día y descubrí más secretos, me siguió gustando pero el efecto sorpresa de esa primera noche es el mejor recuerdo que tengo de esta ciudad encantada.

Las ruinas de Nemrut en Turquía

Las ruinas de Nemrut en Turquía

Las ruinas de Nemrut en Turquía

¿Te imaginas a lo alto de una montaña a más de 2.000 metros de altura con una decena de cabezas de dioses griegos de 2 metros ante ti? Esto es Nemrut. Uno de los lugares que me ha dejado la boca abierta por más tiempo de viaje.

Lee también:  Las cataratas de...Nueva York

Con vistas de pájaro a la extensa Anatolia te encuentras justo encima de la tumba del rey de los Comagenes, que nunca ha sido encontrada gracias a la protección divina de las estatuas de Apolo, Zeus, Fortuna, Heraclio y Antioco que la custodian. Si te va la historia, en este lugar sagrado podrás dar rienda suelta a tu imaginación y tu labia.

Barcelona y sus miradores

Barcelona desde el turó de la Rovira (c) Johnny

Y para terminar acabaremos barriendo para casa. ¿Que me dices de una noche en el hotel Vela disfrutando de las vistas de la ciudad y del litoral catalán? ¿O apostarse en el Turó de la Rovira, en uno de los miradores menos conocidos de la ciudad, y con lata de cerveza en mano -sí, ya se que la birra no es una bebida muy romántica pero es que el lugar tiene algo de canalla- soltar lo que sientes a tu ser querido?

Podría seguir y hablar de París, Praga, Roma, de alguna playa perdida o de algún poblado tibetano pero en más de una ocasión ya he escuchado que un post de más de 1.000 palabras es infumable así que quizás dejaremos unos cuantos lugares románticos en la reserva para otra ocasión.

Obviamente, espero vuestros comentarios para macharme por haber puesto tal sitio y olvidarme tal otro.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
5 Comentarios
  1. Devjani 14 febrero 2013
  2. Víctor (Vivir Europa) 1 marzo 2013
  3. Gysell 12 abril 2013
  4. JD (@aitor_vca) 15 febrero 2014
  5. Nieves 15 febrero 2014

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *