10 cosas básicas que necesitas saber antes de viajar

Playa de Nilaveli en Sri Lanka

Playa de Nilaveli en Sri Lanka

Si para tu próximo viaje has optado por usar los servicios de una agencia, es casi seguro que ellos te habrán dado un folleto o documento con información relevante para el destino que vas a visitar. Desde el voltaje a la moneda pasando por alguna generalidad sobre el clima, tendrás una idea somera de lo que te espera.

Pero si eres, como yo, una persona que prefiere organizar las cosas por su cuenta y riesgo, entonces no estará de más que le eches un vistazo a esta pequeña recopilación de temas que has de estudiar o preparar antes de salir de casa.

No pretende ser una lista exhaustiva sino básica y flexible, porque unos destinos son más peliagudos que otros, pero creo que puede servir como borrador para que cada uno se plantee qué es lo que necesita tener en cuenta en función del destino.

Visado para Uzbekistán

Visado para Uzbekistán

1. El visado

Si eres ciudadano de la Unión Europea estás acostumbrado a moverte sin controles fronterizos, sin pedir permiso a ningún Gobierno extranjero para pisar su territorio.

En el momento que sales de Europa, se van a romper todos tus esquemas preconcebidos de derechos y privacidad.

Te encontrarás rellenando formularios en los que, entre otras cosas, tienes que indicar tu religión, tu estado civil, la cantidad de dinero que llevas en metálico – como en el caso del visado a Uzbekistán -, los puntos y fechas de entrada y salida en el país en algunos sitios – por ejemplo Vietnam – y siempre a expensas de que un funcionario no le encuentre pegas a tu solicitud, como la falta de un sobre pre-franqueado al pedir el visado sirio.

¿Tienes que pedir un visado por adelantado? ¿Con cuanta antelación? ¿Cuáles son los plazos y el coste? ¿Estará cerrada por vacaciones la Embajada? ¿Lo puedes obtener en el aeropuerto cuando aterrices? ¿Y en una frontera terrestre? ¿Qué validez tiene? ¿Necesitas un billete de salida del país? No tengo que mirar muy lejos para encontrar el ejemplo de alguien que en el aeropuerto de Sidney, en el mostrador de facturación de su vuelo a Nueva Zelanda, descubrió que sin un billete de salida del país la aerolínea no le dejaba embarcar

En la respuesta a esas preguntas puede estar la diferencia entre un buen viaje y cancelar unas vacaciones porque no puedes entrar en el país de destino.

100 euros en soms de Uzbekistan

100 euros en soms de Uzbekistan

2. El dinero

Desde que en el año 2002 se introdujo el Euro en la Unión Europea, francos franceses, liras italianas y pesetas españolas entre otras, desaparecieron de la circulación. Hoy es posible cruzar Europa de Sur a Norte casi sin encontrar otra moneda de curso legal. Por tamaño del territorio que abarcan, sólo EEUU, Rusia, China, India o Australia están en esa misma situación: una misma moneda en una zona que tardarías días en recorrer por tierra de un extremo a otro.

¿Cuál es la moneda en el país al que viajas? ¿A cuanto equivale en tu propia moneda?¿Se puede adquirir – como el dólar de EEUU o la libra esterlina – en tu banco por adelantado? ¿Tienes que cambiar tu dinero por moneda local en bancos o en otros establecimientos?

¿Hay un mercado negro – como en Birmania o Uzbekistán – con cotizaciones realmente superiores a la tasa de cambio marcada por el Gobierno? ¿Qué comisión te aplicará tu banco si usas tu tarjeta VISA o Maestro en un cajero automático del país de destino?¿Cuál es el coste de la vida allí? ¿Cuanto dinero en efectivo deberías llevarte?

Empleados del Ferrocarril de Uzbekistán

Empleados del Ferrocarril de Uzbekistán

3. Los transportes

Viajando en la mayor parte de los casos con el tiempo justo, con fechas de ida y vuelta cerradas, no debemos dar por supuesto que las comunicaciones serán tan frecuentes y rápidas como en nuestro país.

No es lo mismo recorrer 200 kilómetros por rutas de montaña que atravesando desiertos, ni hacerlo en un autobús europeo con aire acondicionado que en el asiento trasero de una abarrotada furgoneta con una decena de pasajeros y su equipaje.

El transporte público puede ser inexistente o de escasa frecuencia, ten en cuenta que el tren entre dos ciudades que quieres visitar a lo mejor sólo pasa dos veces a la semana. O al mes.

Desde Viajablog os podemos echar una mano y reducir el precio del seguro de viaje que contratéis.
Si accedéis a la página oficial de seguros Iati a través de este enlace conseguiréis un 5% de descuento al venir de nuestra parte.

Y, aunque no lo creas, no toda la información está en páginas web. Te va a tocar acercarte a una ventanilla en la que nadie habla un idioma aparte del suyo propio – y que es más que posible que tú no conozcas – y preguntar. Y a lo mejor la respuesta no es “esta tarde y tarda cuatro horas” sino “pasado mañana por la mañana y tarda siete horas”.

4. El clima

Tailandia es un país que todos asociamos con playas paradisíacas y un sol garantizado pero ¿sabías que se ve afectado por una temporada – estación – de monzones que pueden hacer que tus vacaciones acaben pasadas por agua?

Si quieres hacer trekking en Nepal ¿sabes cuál es la mejor época para calzarte las botas y recorrer los Annapurnas? Y si quieres pasarte por Filipinas y descubrir el legado hispánico en ese lado del Pacífico, mejor no lo hagas cuando puede haber tifones.

Incluso para hacer viajes cortos a destinos cercanos la información sobre el pronóstico del tiempo es importante para hacer la maleta, sobre todo si viajas con una aerolínea que controle tanto el equipaje que se sube al avión como Ryanair.

5. El equipaje

Mis mochilas

Mis mochilas

Desde la época en que las aerolíneas servían comidas a bordo hasta el presente, cuando un mísero sándwich con una loncha de jamón transparente y otra de queso plástico cuesta cinco euros, la franquicia de equipaje gratuito – ese que va asociado al billete de avión – ha ido perdiendo kilos hasta desaparecer en muchos casos.

¿Sabes cuál es el peso del equipaje de mano permitido? ¿Y el facturado? ¿Cumple tu mochila o bolsa con las dimensiones máximas? Ryanair te va a cobrar unos buenos euros por kilo que sobrepase su franquicia. Hay aerolíneas que sólo permiten 7 o incluso 5 kilos en el equipaje de mano, ¿es esa en la que vas a volar una de ellas?

Y vigila también el contenido, no sea que te confisquen esa estupenda navaja suiza que te regalaron el año pasado por no haberla facturado.

El continente también es importante. Una maleta de ruedas puede ser idónea para el trayecto de tu casa al aeropuerto pero te aseguro que será muy poco práctica en las calles de cualquier ciudad india. Si por el contrario quieres recorrer una capital europea, a lo mejor de mochilero sólo tienes el nombre porque, con sano juicio, has preferido las ruedas a las correas.

6. Las vacunas

Este es el consejo más fácil de dar y también el más ignorado, y yo soy el primero en confesarme culpable de ese pecado. Es cierto que uno asocia las inyecciones con el África más primitiva o esos sitios en los que aún hay malaria, pero en realidad prevenirse contra la Hepatitis B o algo tan sencillo como el tétanos nunca está de más. Aunque uno no se vaya a una jungla subtropical.

7. La sanidad

Si cada país es un universo, cada sistema sanitario está lleno de sus propios planetas. Más allá del Viejo Continente la Tarjeta Sanitaria Europea se convierte en un trozo de plástico sin valor. Preguntas básicas que tienes que hacerte son ¿Qué tipo de servicios sanitarios gratuitos hay? ¿Y qué precio tienen los de pago? ¿Merece la pena contratar un seguro médico de viaje?

Y si tienes intención de hacer algún tipo de deporte o actividad que se pueda considerar de riesgo ¿estoy cubierto?

Tres tipos de enchufes

Tres tipos de enchufes

8. La electricidad

Yo cargo con un portátil, dos cámaras de fotos y un móvil. Sí, a ellos y sus correspondientes cargadores corresponde un buen porcentaje del peso de mi equipaje de mano o de la mochila frontal. Pero un enchufe de dos puntas paralelas redondas enfrentado a una toma de corriente para puntas planas y en ángulo no tiene nada que hacer. Un adaptador, que se encuentra fácilmente en tiendas de electricidad o en el propio aeropuerto te solucionará el problema.

Además del tipo de tomas de corriente que te encontrarás en el país de destino, ten en cuenta también el voltaje, pues el europeo y el de EEUU, por ejemplo, son distintos así que si no tienes un adaptador de voltaje – que suele estar ausente en los cargadores de móviles pero que generalmente traen los ordenadores portátiles -, tu móvil te dirá que está cargado pero será una soberana mentira.

9. Las emergencias

Las hay de dos tipos, las personales y las materiales. Las primeras son las que hay que tomarse más en serio y hacen referencia a estudiar la necesidad de tener un seguro de viaje o no, a enviar un email a alguna persona de confianza con un bosquejo de tu ruta y a mantenerle actualizado con cualquier novedad o cambio en la misma.

¿Llevas tarjetas de crédito o débito? Entonces apunta el teléfono al que llamar, desde el extranjero, en caso de robo o pérdida. Y no está de más que sepas cómo contactar con la Embajada de tu país allá donde vayas, por si te pueden prestar su ayuda en caso necesario – aunque mi experiencia con la diplomacia española o la de la Unión Europea no es precisamente positiva hasta la fecha.

Teléfonos del seguro de viaje – si lo has contratado – o información sobre la persona de contacto en caso de emergencias, es algo que debes llevar encima.

Es también recomendable escanear – o fotografiar – tu pasaporte y visados y tenerlos en el correo electrónico o reenviarlos a algún amigo, por si acaso.

Espera-en-sala-de-transito

¿Horas de espera en sala de tránsito? Paciencia

10. La paciencia

Has salido de una zona en la que te mueves con comodidad, donde los autobuses tienen horarios fijos, las comunicaciones son buenas y prácticamente cualquier consulta puede hacerse por Internet o teléfono.

Has entrado, porque la mayoría de los países fuera de Occidente ya no cumplen estas normas, en un territorio en que tienes que preguntar en persona a los empleados del establecimiento donde te alojas, a otros viajeros, o a los locales, cómo y cuando se va de un sitio a otro.

A veces en mal francés, otras en mal inglés o también en mal ruso…y sin dejar de lado la mímica nunca.

La paciencia, a la que he puesto en último lugar en la lista pero que en realidad debería estar en el primer puesto, es quizás lo más importante. Nunca te agobies porque un autobús no sale a su hora, nunca te estreses si has de esperar a que se llene un taxi o furgoneta de gente que vaya en la misma dirección que tú.

¿Tardan en servirte la comida? ¿En el banco parece que la cola en que te has puesto para cambiar dinero es la más larga? ¿En lugar de fila ordenada lo que hay para hacer ese trámite burocrático es una aglomeración de gente? Paciencia.

No merecería la pena visitar otros países si lo que hay en ellos – y eso incluye costumbres y cultura – fuera exactamente iguales que lo que tienes en casa ¿verdad?

Fotos | Avistu

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

10 cosas básicas que necesitas saber antes de viajar
5 (100%) 1 voto
26 Comentarios
  1. Alberto / Zumito 13 octubre 2011
  2. Purkinje (mapaygps) 13 octubre 2011
  3. JAAC 13 octubre 2011
  4. moonflower 13 octubre 2011
  5. Silvia 13 octubre 2011
  6. Sergi 13 octubre 2011
  7. Gildo Kaldorana 14 octubre 2011
  8. Avistu 15 octubre 2011
  9. Avistu 15 octubre 2011
  10. Avistu 15 octubre 2011
  11. Avistu 15 octubre 2011
  12. Avistu 15 octubre 2011
  13. Avistu 15 octubre 2011
  14. Avistu 15 octubre 2011
  15. purkinje17 15 octubre 2011
  16. Osvaldo 16 octubre 2011
  17. Avistu 17 octubre 2011
  18. Avistu 17 octubre 2011
  19. Purkinje (mapaygps) 17 octubre 2011
  20. Jd (@aitor_vca) 19 octubre 2011
  21. Avistu 23 octubre 2011
  22. Viajar con Mascotas 4 septiembre 2012
  23. Avistu 4 septiembre 2012
  24. Andres 4 diciembre 2012
  25. Avistu 4 diciembre 2012
  26. antonio basallote 19 agosto 2013